Poema Sirve

Sirve

La naturaleza toda es una prédica de servicio.

Sirven el sol y la luna, sirve la nube,

sirve el viento, sirve la lluvia y sirve el surco.

Y tu… sirves?

Sirve y si hay un esfuerzo que otros esquivan, acéptalo tú.

Sé el que quita la piedra del camino y las dificultades del problema,

despejando el camino para el otro, sentirás la alegría de servir.

Que triste sería el mundo si todo estuviera hecho,

si se extinguieran los desafíos a emprender,

si nadie alzara la mano cuando otro pide ayuda.

Que tu entusiasmo no sea solamente por los trabajos fáciles

Prueba con los que otros esquivan!

Lo que para ti sea un servicio menor,

puede ser la gran alegría del hermano.

Si uno te critica, o el otro destruye tu servicio,

Sirve igual, y si es más allá de tus cansancios y debilidades, mejor.

El servir no es para seres inferiores.

Dios que da el camino, la verdad y la vida, sirve.

Cómo no servir tu?

Él tiene sus ojos fijos en nuestras manos

y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién?

Al árbol, a la rosa, al surco que espera de tu semilla?

A quién?.

No lo hagas esperar… y sirve

 

Oscar Sánchez

rotary

 

 

 

 

 

 

 

1 opinión en “Poema Sirve”

  1. Bellísimo poema que realza el compromiso de cada uno de nosotros con nosotros mismos.Nuestra capacidad de “servir” al otro, sirviéndonos en ese preciso instante de más humanidad,más humildad y mucho menos interés propio.Sirve ,claro que sirve esta vocación de dar y de colaborar a un mundo mas digno.Sirve claro que sirve pertenecer a Rotary.Gracias por esta hermosa reflexión ,Oscar.María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *